miércoles, 23 de mayo de 2018

El Cuento de Hadas que se Hizo Realidad - Príncipe Harry y Meghan Markle



Canal de Gameplays:  http://bit.ly/SuscribeteAL_2
Canal de FergiePau ► http://bit.ly/FergiePau
Blog Mundo de Fergie: http://bit.ly/MundodeFergieBlog



Las Bodas de la realeza son eventos de alta alcurnia en los cuales se postran los ojos de todo el mundo.


Durante años se han hecho transmisiones en todo el globo sobre las nupcias  de algunas generaciones de la realeza británica y este es el caso de la reciente boda del príncipe Harry con Meghan Markle.

Harry, de 33 años, y Meghan, de 36, se conocieron por una amiga en común que organizó una cita a ciegas en 2016 en Londres. Y desde entonces no se separaron.

Meghan Markle nació el 4 de agosto de 1981 y creció en Los Ángeles, California, pero en los últimos años vivió en Toronto, Canadá.

Se graduó como comunicadora en la Universidad del Noroeste, en Illinois, en 2003, poco tiempo después de haber empezado una carrera en actuación.

Ahora bien así fue la boda del príncipe Harry con Megan el pasado sábado 19 de mayo pero como fueron las anteriores bodas reales y cuales han sido sus diferencias.

En julio de 1981, aproximadamente setecientos cincuenta millones de personas en todo el mundo se sintonizaron para ver la boda televisada de Lady Diana Spencer y el Príncipe Carlos.

Se llamaba una "boda de cuento de hadas", y la ceremonia parecía ser la misma: Diana llegó a la Catedral de San Pablo en un carruaje tirado por caballos llamado Coach de Cristal y caminó por el pasillo, en medio de treinta y cinco mil invitados, con una reliquia de tiara y una confección gigante de su vestido, completa con voluminosas mangas de tafetán, capas de cordones, lentejuelas, perlas, y un tren de veinticinco pies, el más largo en la historia de Windsor.

El príncipe Carlos llevaba su uniforme de gala militar. Sin embargo, la "boda del siglo" no era completamente tradicional; la pareja real causó revuelo al omitir la palabra "obedecer" en sus votos.

En abril de 2011, cuando Kate Middleton y el príncipe Guillermo se casaron, en la Abadía de Westminster, su boda hizo comparaciones con las de Charles y Diana. 

El príncipe Guillermo le había propuesto a Kate el anillo de compromiso que había sido de su madre, un zafiro ovalado de doce quilates rodeado de catorce diamantes.

La ceremonia fue más pequeña que la de Charles y Diana, con mil novecientos invitados en la Abadía, incluidos famosos amigos de la pareja, como David y Victoria Beckham y Sir Elton John, pero al día no le faltó espectáculo.

Después de la boda, la procesión nupcial se dirigió al Palacio de Buckingham, donde la pareja se paró en el balcón para ver un vuelo militar ceremonial de varias aeronaves R.A.F.

Este fin de semana, multitudes de espectadores fueron invitados a otra boda real, ya que la actriz estadounidense Meghan Markle se casó con la Casa de Windsor.

La pareja, que se conoció en una cita a ciegas y cuyo cortejo incluyó un viaje de campamento en Botswana, dio su propio giro a las tradiciones matrimoniales reales.

La propia Markle rompe el molde de una novia real británica (y no solo porque eligió un pastel de bodas radical de limón y elderflower): ella es birracial, estadounidense, y se ha divorciado.

En los días previos a la boda, el entusiasmo por la nueva pareja real ha barrido el Reino Unido.

Espectáculos como estos son transmitidos en todo el mundo, y con esta comparación podemos apreciar la boda de cada pareja real y ver cómo cada evento ha adaptado las tradiciones del día: los vestidos, los invitados, los desfiles por Londres y por supuesto la euforia y felicidad de los invitados y del público.

No hay comentarios:

Publicar un comentario